El Tribunal Constitucional suspende la consulta en Cataluña

Primero convocan referéndum y después consulta. Sabían desde la Generalitat que el Gobierno de España no iba a quedarse impasible frente a un incumplimiento de la legalidad, de nuestra norma fundamental, la Constitución Española. Rajoy dijo hace un año que no iba a permitir que se hiciera un referéndum ilegal en Cataluña para promover una segregación del Estado Español.

A tan solo 5 días de esa consulta que se anuncia para el día 9, el Tribunal Constitucional ha aceptado por unanimidad y por segunda vez el recurso que el Gobierno ha presentado y que paraliza la convocatoria de una especie de desafío que va más allá de lo razonable y sensato desde una institución que precisamente lo es porque está amparada por la Constitución, de un Presidente, que lo es, porque lo reconoce la Constitución.

Sinceramente pensaba que con la primera suspensión del anunciado referéndum la Generalitat iba a parar pero ví con asombro como empezaban a llamar a los directores de los colegios para que abrieran los colegios y convocaban a voluntarios en los medios de comunicación para organizar esa consulta. Y para colmo acabamos de comprobar que “Mari Fé de Triana” con domicilio en Paseo de Gracia 14 se puede registrar para votar… y le asignan una mesa. Esto no es serio en una Institución del Estado como es la Generalitat de Cataluña y perjudica seriamente a la salud democrática de España. Mal ejemplo dan los dirigentes que no acatan la ley frente a los ciudadanos.

El Gobierno ha hecho lo que podía hacer desde el punto de visto jurídico, no podía actuar en tanto no se incumpliera la ley. Está siendo firme para no hacer concesiones políticas a Ciu y sus socios republicanos a cambio de cesar en esta iniciativa porque sabe que esto antes o después se volvería a repetir. Precisamente por evitarlo otros Presidentes hicieron concesiones de tipo fiscal y mejoras de tipo presupuestario y de inversión en esa Comunidad Autónoma y no consiguieron nada más que aplazar lo que ahora estamos viviendo.

La Constitución es muy clara y reserva en exclusiva para el Gobierno de la Nación la convocatoria de referéndum. Y como ha dicho hoy la Vicepresidenta del Gobierno, Sainz de Santamaría, ningún dirigente elige qué ley quiere cumplir. Y si no la cumple asumirá las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *