Pero… se han leido la LOMCE?

Estoy siguiendo con mucho interés el primer día de huelga en Secundaria convocada por el Sindicato de Estudiantes y parece que los datos que ofrecen el Ministerio de un seguimiento del 20% de seguimiento y el mencionado sindicato que habla de un 80% no deja lugar a duda de que nunca sabremos el seguimiento real.

De los más de 1.800 centros públicos de Educación Secundaria, como era de esperar, donde más se ha secundado es en Andalucía porque se trata de parar una ley de un Ministro del PP, faltaría más. Con la consigna #paramoslalomce los estudiantes dicen que van a defender la enseñanza pública y a protestar por el Anteproyecto de Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa, conocida como LOMCE.

Yo recuerdo mi época de estudiante en el IES Licenciado Francisco Cascales y era oir que había huelga y la mayoría de los alumnos optábamos por ahorrarnos el dinero del autobús y quedarnos durmiendo tranquilamente. No recuerdo desde luego que ni siquiera alguién se molestara en explicarnos de qué iba porque la simple convocatoria era un buen argumento para que los padres diesen la tan ansiada licencia para dormir. El seguimiento siempre estaba garantizado por mínimos.

No creo que hayan cambiado mucho las cosas, bueno sí, ha cambiado que ahora el fracaso escolar es tan bestial que es imprescindible reformar una legislación educativa para que se procure una educación de calidad a nuestros estudiantes de secundaria que no acaban la ESO y están tan desmotivados por estudiar, cuando precisamente en una situación de crisis como la que vivimos solo los más preparados, solo los mejor formados podrán optar a un puesto de trabajo en el futuro próximo.

Las movilizaciones de esta semana cuentan con el apoyo de IU, la Federación de Asociaciones de Estudiantes (Faest) y la Plataforma Estatal en Defensa de la Escuela Pública, de la que forman parte los sindicatos FECCOO, FETE-UGT, STES y CGT, así como los padres de Ceapa. Es decir, se une una vez más toda la izquierda que ha venido impulsando leyes como la Logse y que nos ha llevado a la situación que vivimos. Una izquierda autodenominada progresista que no ha sido capaz de actuar en los últimos años frente a los datos que nos sitúan a la cola de toda Europa en conocimiento y en calidad educativa.

Creo sinceramente que la mejora en la educación de nuestros jóvenes pasa por motivar a los educadores, a esos profesores que se deben dedicar solo a enseñar desde la mejor formación para desarrollar su trabajo y con las mejores herramientas.

Desde luego el ministro Wert no se ha podido reprimir y ayer arremetió contra los padres que apoyan la huelga porque según él los progenitores tienen la obligación de proporcionar a sus hijos la mejor educación y no hacer política.

La denominada “semana de lucha” de estudiantes y familias incluye también manifestaciones el miércoles por la mañana y el jueves por la tarde y no solo para que se retire el Anteproyecto de ley sino también para protestar por los “recortes sociales”. Era lógico que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, dijera ayer que la huelga tiene un “contenido político extremista” y era una medida “irresponsable”.

Desde luego si estamos de acuerdo en que en la última década se ha gastado más dinero en educación en España que nunca y esto es directamente proporcional al fracaso escolar pues entonces la calidad de la educación no es el dinero sino los métodos, la formación del profesorado, la programación, los planes de estudio, etc.

Una educación igual para todos, no 17 sistemas educativos diferentes, con el objetivo de reducir el fracaso y el abandono escolar es lo que España necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *