Apuesta por el espíritu emprendedor

espiritu emprendedor 14022013

El paro en España es el problema que más preocupa a nuestro Gobierno. Estos últimos días se han anunciado medidas que crearán empleo, como la nueva Ley de Mercado Único, que permitirá a las empresas moverse libremente y con menos burocracia por las distintas Comunidades Autónomas, además de la tarifa plana en Seguridad Social para los emprendedores de 50 euros los primeros 6 meses de actividad.

Sin embargo, en el fondo todos sabemos que lo que realmente hace falta es confianza en el futuro y espíritu emprendedor en nuestros jóvenes. Está bien que el Gobierno apruebe herramientas que faciliten la creación de empresas que generen riqueza y empleo, pero la vocación emprendedora de nuestra sociedad es insuficiente, pues no se ha educado en las habilidades necesarias, como la toma de decisiones, la creatividad, el dinamismo, la innovación o la capacidad para dirigir equipos de trabajo. Lógico que nuestros jóvenes sean reacios a emprender un negocio.

Potenciar y reconocer la figura del empresario es fundamental, y no hay que tener ningún complejo para hablar de espíritu empresarial, como recoge la Unión Europea en su Libro Verde, en El Espíritu Empresarial en Europa (2003) de la Comisión de las Comunidades Europeas o en “El espíritu empresarial en la educación y la formación profesionales” (2009), de la Comisión Europea. Los jóvenes necesitan tomar ejemplo, imitar valores, pero ser empresario en España no está suficientemente reconocido.

La creación de nuevas empresas impulsa la competitividad y la productividad de todo el tejido empresarial, pues fomenta la competencia y la innovación, donde está la clave del despegue de la economía española. Por eso, también es un gran paso la creación de un nuevo fondo europeo para combatir el paro juvenil, estimado en 6.000 millones de euros, que beneficiará especialmente a España con casi un tercio de las ayudas.

La enseñanza del espíritu empresarial y emprendedor no debe limitarse a los estudios de Formación Profesional y en las universidades falta todavía mucho por hacer para acercar a los alumnos al mundo de la empresa. Actualmente en la Región de Murcia es opcional para los centros educativos de secundaria acogerse al programa que desarrolla la Consejería de Educación denominado “Fomento del espíritu emprendedor” y, como en la mayoría de las regiones españolas, éste no llega a todos los centros ni a todos los alumnos.

Esto va a cambiar con la nueva Ley de Educación porque nuestra sociedad ha cambiado y el sistema tiene que cambiar con ella. Las leyes de Educación de 2002 y 2006 hacen referencia al espíritu emprendedor como uno más de los fines a los que se orientará el sistema educativo. Ahora, el Anteproyecto de Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) prevé para la educación secundaria una nueva asignatura específica, “Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial” y contribuirá a un cambio de mentalidad necesario para crear empleo reconociendo la labor de los empresarios.

En resumen, fomentar el espíritu empresarial es una estrategia nacional para el Gobierno de Rajoy. Parafraseando a Franklin D. Roosvelt, “en la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”. Ayudemos a nuestros jóvenes a aprovechar las oportunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *