12 meses de trabajo por España

Nos decía Rajoy hace un año que tenía que hacer primero lo más importante para estabilizar al país y eso quería decir que España necesitaba unas reformas estructurales que recompusieran todo el sistema económico, social, educativo, sanitario, financiero y jurídico, entre otros.

Habrá a quién no le haya gustado alguna de las medidas tomadas y como prueba de ello atrás quedan la huelga general y las múltiples manifestaciones y huelgas parciales que todos hemos vivido. Pero no se podrá decir que el Presidente se ha quedado de brazos cruzados porque había que evitar una intervención de nuestro país por parte de las autoridades europeas a la vista del déficit del 9% que nos encontramos y de la falta de credibilidad de nuestra economía, en recesión y con cinco millones y medio de parados.

Ha sido un año de reformas frenético y una de las primeras fue la Reforma Laboral que ha frenado la destrucción masiva de empleo y ha permitido el aumento de los contratos indefinidos gracias a las ayudas públicas, con ayudas económicas para la contratación. La Reforma del Sistema Financiero ha puesto límites a los sueldos de los directivos y ha creado un “banco malo” donde han ido a parar todos los activos inmobiliarios que estaban hundiendo las posibilidades de salir adelante de muchas entidades bancarias. Muchos ciudadanos no entienden cómo se ha podido volver a ayudar a los bancos, antes lo hizo el Gobierno socialista sin exigirles ningún requisito, pero la otra opción era dejarles caer y con ellos que se perdieran en un “corralito” los ahorros de miles de ciudadanos.

Nos encontramos unas pensiones congeladas y era un compromiso actualizarlas al IPC y así se hizo y se han vuelto a subir para el año 2013 un 2% y un 1% según la cuantía. Los casi nueve millones de pensionistas son una prioridad para este Gobierno. Además se ha incrementado el presupuesto para la Dependencia en 120 millones de euros.

A la vez se han reducido estructuras en la Administración eliminando empresas públicas y fundaciones, algo que aún va a continuar en este ejercicio. Ha sido muy impopular la reducción del sueldo de los funcionarios y cargos políticos como ya hiciera también el Gobierno socialista pero el Gobierno lo ha hecho con el compromiso de recuperar su poder adquisitivo en cuanto se controle el déficit. Y es que controlar el déficit era una condición imprescindible para recuperar la credibilidad en nuestra economía y precisamente se están viendo ya los resultados positivos en datos como el aumento de las exportaciones y la entrada de inversores extranjeros de nuevo en el mercado de deuda pública.

El Plan de Pago a Proveedores supuso un gran esfuerzo que ha evitado la quiebra de muchos autónomos y pymes. También el Gobierno tuvo que afrontar la deuda de las Comunidades Autónomas y creó el Fondo de Liquidez Autonómico, FLA, al que se ha acogido también Cataluña a pesar de su apuesta por la independencia. Se ha iniciado el proceso para que España sea un Mercado Único donde las diferentes regulaciones autonómicas no sean un obstáculo para que las empresas puedan desarrollar su actividad en todo el territorio nacional lo que supondrá mayores oportunidades de negocio.

Y en materia sanitaria la reforma llevada a cabo ha permitido controlar el déficit de 16.000 millones de euros que había en noviembre de 2011 cuando se celebraron las elecciones generales. Concretamente el gasto farmaceútico se ha reducido en un 19,7%.

La lucha contra la corrupción mediante la reforma del Código Penal aún tiene que continuar con nuevas medidas y la tan esperada Ley de Transparencia en la que quedarán incluidas todas las instituciones que gestionen dinero público como los partidos políticos. Precisamente el Partido Popular ha hecho públicas sus cuentas de los últimos años y el mismo Presidente Rajoy ya presentado las declaraciones de la renta de los últimos 10 ejercicios, y aún esperamos que Rubalcaba y el PSOE hagan lo mismo.

Actualmente están en candelero la Reforma Educativa que va a garantizar que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades independientemente de la Comunidad Autónoma donde residan y permitirá que el sistema educativo sea uno solo y no como ocurre ahora que nos encontramos con 17 sistemas diferentes.

El Gobierno del Partido Popular ha sido el primero en afrontar el drama de los desahucios, primero con un acuerdo con las entidades financieras para evitar los desahucios y llegar a un acuerdo para alquilar la vivienda a las familias hipotecadas pero más tarde se aprobó un decreto que venía a regular el denominado “alquiler social” para las familias con bajos ingresos y en situación de riesgo social. Ahora además se está tramitando ya la Proposición de Ley de regulación de la dación en pago, de paralización de los desahucios y de alquiler social a la que se suma a la iniciativa popular sobre la dación en pago.

Y están recientes las medidas aprobadas en Consejo de Ministros que han abordado una reforma agraria para salvar miles de puestos de trabajo en la agricultura y la presentación de un Plan de Emprendimiento y Empleo Juvenil con 100 medidas para afrontar el 55% de desempleo juvenil, entre ellas la bonificación hasta el 100% de la Seguridad Social o la tarifa plana de 50 euros para los emprendedores.

Quedan cosas por hacer, desde luego, como por ejemplo:

  • aumentar la transparencia de la administración
  • mayor lucha contra la corrupción
  • redimensionar la Administración para evitar duplicidades
  • nuevas medidas para el desempleo juvenil
  • reformar la Administración Local
  • reformar la Ley del Aborto

En esta tarea seguiremos trabajando todos los que confiamos en el Gobierno de Mariano Rajoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *