Buenas Relaciones España-Perú

Peru_Machu_Picchu_La visita de esta mañana de una delegación del Congreso de la República del Perú al Senado me ha confirmado el enorme cariño que ese pueblo tiene hacia España. Una nación Iberoamericana con 30 millones de habitantes donde viven unos 20.000 españoles con un enorme potencial económico quiere establecer nuevos lazos de colaboración con nuestro país y eso es fruto de los lazos históricos y culturales, de un idioma común. Nos hablaban los diputados peruanos a los senadores de la Comisión de asuntos Iberoamericanos del Senado de la importancia que tuvieron los religiosos en Perú ya que ellos ayudaron mucho en su desarrollo, de la Constitución de Cádiz que estuvo en vigor 3 años y también de que España es el primer país inversor allí. Y también de los 200.000 peruanos que viven aquí, de los cuales 60.000 tienen la doble nacionalidad.

Actualmente y de acuerdo con la clasificación por nivel de renta del Banco Mundial, Perú se ha situado como un país de renta media alta, con una economía que espera crecer este año al 6 ó 7%, donde la agricultura y la minería son fundamentales. Pero también el turismo ha sido un foco de atracción de la inversión extranjera en los últimos años con 2,5 millones de turistas en el 2011, procedentes de Chile, EEUU, Ecuador, Bolivia y España. Nos han manifestado su temor a no tener capacidad para el fuerte incremento de turistas que sobre todo visitan cada año el Matchu Picchu y también por la delincuencia. Pretenden conocer con esta visita a nuestras Instituciones cómo se organiza aquí la Policía, cómo prevenir las desigualdades y cómo fomentar las relaciones comerciales con España y con Europa.

El tema de la seguridad les preocupa y debe hacerlo ya que es fundamental que las empresas españolas tengan seguridad jurídica para seguir invirtiendo. Pero también les he apuntado que la seguridad debe empezar por la prevención de situaciones de riesgo y que España en los últimos 30 años de democracia ha invertido mucho en educación y en servicios sociales con los colectivos en situación de riesgo de exclusión y de marginación social para su inserción laboral y social. No basta con hacer leyes y tener las herramientas para hacerlas cumplir, hace falta prevenir para evitar la marginación, caldo de cultivo de las mafias y de los grupos de delincuencia organizada.

La necesidad de completar su red de infraestructuras, sobre todo carreteras, supone una oportunidad para las empresas españolas.

Por último, nos hablaban de que aún no han consolidado la formación de un Estado-Nación debido a la dispersión de su territorio, que están planteándose hacer una segunda cámara legislativa, un Senado, que garantice, como en España, con una segunda lectura, que las leyes sean de mayor calidad y tengan mayor consenso.

En enero el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, realizó una visita oficial a Perú para que no solo las grandes empresas españolas puedan incrementar sus relaciones comerciales sino para ampliar la presencia de pymes españolas en ese país.

Las exportaciones españolas a Perú aumentaron un 35% en 2011, con 414 millones de euros, y eso, con muy buen criterio por parte del Gobierno, hay que apoyarlo e impulsarlo.

Decían los hermanos de Perú que se encuentran en España como en su propia casa y yo tengo que decir que es un orgullo pertenecer a la gran familia de pueblos iberoamericanos.