AUTOAYUDA FRENTE A LA CRISIS: NADA TARDA TANTO COMO AQUELLO QUE NO SE EMPIEZA

Hace unos días me hablaron de un nuevo grupo de empresarios que se reunían todos los miércoles a las seis y media de la mañana para hablar de trabajo. Me pareció una buena forma de estrechar vínculos profesionales pero hacerlo todas las semanas y a esa hora me suscitó una pregunta y es que tendrían que ser muy interesantes y positivas esas reuniones para adquirir un compromiso semanal con un horario tan intempestivo.

Por casualidad en la celebración del 15 aniversario de la Oficina de Congresos de Murcia una empresaria me invitó a conocer uno de los grupos de BNI en Murcia (¡además eran varios!) y no dudé en aceptar. Así que ayer a las 6 de la mañana me levantaba pero no para coger el avión a Madrid sino para tomar un café con emprendedores en un hotel de la ciudad de Murcia.

A las 6,45 empezó un coffee-break no sin antes hacer un check-in donde cada uno de nosotros pagaba su desayuno.

Y allí estaban: un grupo de 31 valientes que con su café en la mano no paraban de saludar con tal amabilidad y entusiasmo que en lugar de ser la antesala de una reunión de trabajo parecía la salida del viaje fin de carrera.

Ya en la sala de reuniones los sitios estaban perfectamente señalados con todo el material necesario para la reunión, incluido un pequeño magazine semanal con el siguiente título:

“CUANDO HAY TORMENTA LOS PÁJAROS SE ESCONDEN PERO LAS ÁGUILAS VUELAN MÁS ALTO”

Su filosofía de trabajo se basa en el intercambio de referencias entre los miembros para aumentar su negocio y no les vas nada mal ya que en solo tres reuniones ya hablaban de miles de euros facturados gracias al grupo. Y allí estaba yo, en medio de una reunión de networking.

En intervenciones de 59 segundos los participantes hacían una presentación de su negocio, decían que ofrecían pero también qué necesitaban. Y de esta forma tan ágil transcurrió la primera hora casi sin darme cuenta. Tengo que decir que el presidente y moderador, Antonio Bonache, hizo un papel impresionante ya que facilitaba las intervenciones.

Las presentaciones era de lo más originales, divertidas e incluso hubo alguna interactiva. En fin, se trataba de ganar el premio a la más original, una estatuilla de El Quijote, que te daba la oportunidad de ganar diez minutos de intervención en la próxima reunión. Sencillamente estupendo.

Al final llegó el turno de demostrar el compromiso con el grupo entregando las recomendaciones a los demás miembros o informando de las reuniones mantenidas durante la semana. Y de nuevo la posibilidad de ganar un pequeño obsequio si en el sorteo tu recomendación sale elegida.

Y yo mientras tanto recordaba que cuando trabajaba de Graduado Social hacía algo así con los clientes de mi empresa, es decir, funcionaban las relaciones no formales entre empresarios que tenían en común el mismo asesor. Pero también pensaba en esos grupos de autoayuda que funcionan en muchas asociaciones sin ánimo de lucro que comparten recursos y experiencias para avanzar de forma más segura porque las personas necesitamos por estos espacios donde compartir y aprovechar todo el potencial que tenemos.

No podría estar más agradecida a todo el grupo de BNI Coopera de Murcia que está contribuyendo con su trabajo y esfuerzo personal a que la economía murciana pise fuerte y avance para salir de esta crisis. Y tampoco puedo dejar de agradecer a Mayca Dengra que me invitara a conocer a tan fantástico grupo de murcianos que luchan día a día con entusiasmo, trabajando en positivo, buscando redes y apoyos para salir adelante.

Por cierto la reunión terminó, como no podía ser de otra manera, con la siguiente frase del día:

“NADA TARDA TANTO COMO AQUELLO QUE NO SE EMPIEZA”

2 pensamientos en “AUTOAYUDA FRENTE A LA CRISIS: NADA TARDA TANTO COMO AQUELLO QUE NO SE EMPIEZA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *