La mezquita-catedral de Córdoba es de la Iglesia

El martes 22 de abril en el Senado una pregunta de IU llevó a la Cámara Alta el último de los temas en los que esta organización política está empleando sus esfuerzos, primero en Andalucía y ahora a nivel nacional. Me refiero a la polémica suscitada con la mezquita-catedral de Córdoba. El senador de este partido empieza diciendo que la mezquita se construyó por Abderramán I en el año 785 y que doce siglos después la Iglesia Católica inscribió el bien a su nombre en el registro de Córdoba. Después de sacar a relucir a Franco y la Ley Hipotecaria del franquismo, el señor Mariscal viene a decir que la Iglesia se está aprovechando de un inmueble que no le pertenece, que debe serle expropiado y que es un escándalo que se cobre una entrada de 8 € para poder hacer una visita turística a la citada mezquita, que por cierto, tiene la denominación de mezquita-catedral.

Estuvo muy claro el ministro Gallardón al contestarle que puestos a hablar en el Senado se debe hacer con conocimiento y que antes de que se construyera la mezquita había en su lugar una basílica visigótica de San Vicente mártir que, como todos los vestigios de cristianismo, fue arrasada por los invasores musulmanes. Los visigodos como todo el mundo sabe se tuvieron que retirar al norte y desde allí comenzar una reconquista que duró 8 siglos. Porque esta historia arranca en el siglo VI cuando se hace la basílica visigótica. En el siglo XIII, concretamente en 1236 se produce la conversión de la mezquita al culto católico y se respeta la arquitectura árabe, cosa que no se había hecho con la anterior basílica, para posteriormente construir en el siglo XVI una basílica en el centro de la mezquita. Luego estamos hablando de un templo que fue invadido, destruido y cambiado de culto por los invasores. Cuando se devuelve a la Iglesia obviamente recupera el culto católico, algo que parece que no pueden entender y aceptar quienes sí defienden saltarse a la torera la legalidad a la hora de adjudicar viviendas sociales.

Parece que ahora que IU gobierna en Andalucía con el Psoe y no ganan para escándalos de corrupción día tras día, se han acordado que en el año 2006 la mezquita-catedral fue inscrita en el Registro de la Propiedad pero no dicen que sus ahora socios ni ellos mismos denunciaron los muchos convenios firmados entre la Junta de Andalucía gobernada entonces por el Sr. Chaves y la Iglesia en los que se reconoce la titularidad del bien a la misma. Tampoco hizo lo propio el Gobierno de España, presidido por el Sr. Zapatero. Y no dijeron nada porque sencillamente el hecho de que la Iglesia estuviera exenta de registrar sus bienes no pone de ninguna manera en cuestión su título de propiedad. Igual ocurre a nivel particular y lo saben estos representantes de IU porque una escritura o un convenio o un tratado no tiene que ser inscrito en el citado registro para ser válido. Decía el Ministro Gallardón en su intervención que el senador de IU estaba confundido y yo creo que por supuesto que no lo estaba; lo que hace el Sr. Mariscal y sus compañeros es confundir a quienes le escuchan porque así desvían la atención de otros temas. Porque con ellos la demagogia está servida y a mayor confusión y ataque a la Iglesia más contentos están estos demócratas que apoyan a no se sabe bien qué movimientos islamistas que quieren sembrar la discordia con la mezquita-catedral de Córdoba. Muy distintas desde luego son las leyes que se dictan en los países árabes, por ejemplo, en Egipto, donde una ley impide a los católicos reconstruir las aproximadamente 150 iglesias destruidas desde que comenzó la primavera árabe hace tres años. Aquí, todo lo contrario, y la Junta de Andalucía más que nadie. Parece que ese punto en común de considerar a la Iglesia como enemigo a derribar de muchos dirigentes de izquierda les lleva a plantear cuestiones desde luego en contra de toda razón y lógica y en menoscabo de los intereses de los ciudadanos de Córdoba, de Andalucía, y también de España porque hablamos de uno de los monumentos españoles más importantes. Yo creo que todo esto es una artimaña para desviar la atención de los escándalos de un Gobierno Andaluz en manos de Psoe e IU que no gana para titulares de los eres y de subvenciones fraudulentas. No es casualidad que desde 2006 a 2008 nadie pidiera que se revocara la inmatriculación. No es casualidad que ahora se pida algo imposible como la expropiación a la Iglesia de un monumento histórico que no tiene precio. Es un despropósito jurídico, dijo Gallardón, porque no hay ni peligro de destrucción ni peligro de deterioro de la mezquita además saben perfectamente que en el hipotético caso que se dieran estas circunstancias habría que indemnizar a la Iglesia por parte de la Junta de Andalucía y no dicen que sería inasumible. Efectivamente, los españoles podemos disfrutar de ese patrimonio por 8 euros y no tenemos que indemnizar a nadie por su expropiación ni tampoco pagar por su mantenimiento. Por cierto ni Mariscal ni Gallardón dijeron que las entradas para niños/as de 10 a 14 años cuestan 4 euros y los menores de 10 entran gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *