Archivo por meses: julio 2021

Habilidades para hacer negocios

Se habla mucho de habilidades blandas (soft skills) y duras, de conocimientos en materia digital pero volvemos a lo que es imprescindible para las empresas y es la capacidad de generar una buena comunicación porque de eso dependerá su éxito.

El fin de una empresa es generar negocio y difícilmente se podrá hacer si no somos capaces de destacar de la competencia y conseguir la confianza de los consumidores.

No importa que queramos vender unos zapatos en un pequeño comercio o una habitación de hotel en un portal de internet. Siempre tendremos que centrarnos en facilitar información sobre la propuesta de valor, las excelencias del producto o servicio y, por supuesto, el precio. La comunicación eficaz tiene un feedback y para eso necesitamos escucharnos, no solo hablar e informar.

Debemos conocer a nuestro consumidor o posible cliente tanto como aquello que quieres vender. Y a partir de aquí definir una estrategia para que el mensaje sea el adecuado. Vamos a necesitar varias cosas.

Lo primero es el lenguaje corporal y no solo de la otra parte sino el nuestro porque ese es el primer mensaje que se recibe y se lanza. Transmitir cercanía con una sonrisa, aunque sea leve, es un buen comienzo siempre. Así que si vamos a hacer una presentación o demo deberíamos centrarnos en ella como si nuestra vida dependiera de ella. Así que pongamos toda nuestra atención en lo que hacemos, pongamos el móvil en silencio y demos importancia a quien nos escucha por encima de todo. Y si, ensayar hasta el tono de voz que vamos a emplear nos puede ser de mucha ayuda porque no podemos ser ni demasiado formales ni los colegas del instituto de nuestros interlocutores. Quizás la clave sea hacer que se sientan cómodos, así de fácil.

Hacer preguntar sin ser invasivos demostrará que nos interesa el cliente y eso es imprescindible. Como lo es conocer al detalle de lo que estamos hablando y encontrar esa característica que destacaremos porque es exactamente lo que esa persona necesita. Por ejemplo, si quiero vender un curso presencial de formación a quien trabaja todo el día en una oficina va a ser complicado que me lo compren ¿verdad? Aquí entra en juego la empatía, ponerse en el lugar del otro y ofrecerle lo que le hará confiar en ti. Ya lo tienes. Casi.

Porque el último gran paso es cerrar el negocio, hacer la transacción, firmar el contrato. Una vez me dieron un consejo y es que no hay que presionar pero sí elegir el momento para persistir. Nuestro interés y respeto hacia la otra parte es directamente proporcional a las posibilidades de conseguir el éxito.

Sin duda la experiencia en comunicación es importante pero las habilidades se pueden aprender así que a practicar.

Gracias.

MJN